Primera lecutra

Lectura del libro del Cantar de los cantares 2,8-10,14,16a, 8,6-7a

 

Ella:
¡Oigan, que llega mi amado saltando sobre los montes,
brincando por los collados!
Es mi amado como un gamo,
es mi amado un cervatillo.
Miren: se ha parado detrás de la tapia,
astiba por las ventanas, mira por las celosías.
Habla mi amado y me dice:

El: "¡Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí!
Paloma mía que anidas en los huecos de la peña,
en las grietas del barranco,
déjame ver tu figura, déjame escuchar tu voz,
porque es muy dulce tu voz y es hermosa tu figura".
¡Qué hermosa eres, mi amada, qué hermosa eres!
Tus ojos de paloma, por entre el velo;
tu pelo es un rebaño de cabras
descolgándose por las laderas de Galaad.
Grábame como un sello en tu brazo,
como un sello en tu corazón,
porque es fuerte el amor como la muerte,
es cruel la pasión como el abismo;
es centella de fuego, llamarada divina;
las aguas torrenciales no podrán apagar el amor
ni anegarlo los ríos.